La Ventaja de Ponerse de Acuerdo

Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Mateo 18:19-20

Estar de acuerdo en algo tiene una gran ventaja. Cuando dos personas o grupos de personas están de acuerdo, no hay conflicto y ambas partes van a trabajar hacia una meta común. Estando de acuerdo es más fácil alcanzar el objetivo propuesto. En el mundo espiritual, estar de acuerdo también tiene las mismas ventajas. Como dice Mateo 18:19-20, cuando dos o más oramos por la misma causa, Dios va a responder favorablemente. Pero lo más importante de todo esto es que al reunirnos en el nombre de Jesús, Él ha prometido estar en medio de nosotros.

Siempre he dicho que ponerse de acuerdo es semejante a dos personas remando un bote hacia la misma dirección, mientras que el desacuerdo ocurre cuando cada una de esas personas rema el bote hacia direcciones opuestas. Remando en la misma dirección resultará en que el bote va a alcanzar la otra orilla. Sin embargo, cuando se rema hacia direcciones opuestas, el bote no va para ningún lado sino que se queda en el mismo lugar. Es como no poder salir de un círculo vicioso.

En la historia hay muchos ejemplos de lo que significa ponerse de acuerdo, lo mismo ocurre con casos en que no se alcanzó el acuerdo. Los imperios europeos establecieron numerosas colonias en el continente americano, las cuales mantuvieron por varios siglos. Españoles y británicos llegaron a tener el mayor número de ellas. En América del Norte, los ingleses tenían 13 colonias, las cuales no eran homogéneas; pero cuando estas colonias se rebelaron contra la metrópolis, al alcanzar su independencia, llegaron al acuerdo de permanecer unidas y formaron la gran nación que hoy conocemos como los Estados Unidos de América.

En cambio, las colonias españolas no alcanzaron el mismo acuerdo y a la larga, todos los esfuerzos para crear una gran nación hispanohablante en América se frustraron. El sueño de Simón Bolívar con la Gran Colombia terminó en la separación de la misma. Igual ocurrió en Centroamérica, mientras que la Confederación Antillana ni siquiera se intentó, quedando tan solo en el sueño de algunos idealistas cubanos, dominicanos y puertorriqueños. El resultado final del desacuerdo hispanoamericano fue naciones más pobres que su contraparte del norte y eternos conflictos entre ellas mismas.

De las cosas del mundo natural aprendemos lecciones que son muy útiles en el mundo espiritual. Estar de acuerdo en lo natural tiene ventajas y lo hemos visto en el ejemplo del continente americano. Ponernos de acuerdo para orar es lo que dice el Señor que funciona: si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Él dice que cualquier cosa que pidamos estando de acuerdo será hecha por el Padre.

Nuestro Padre Celestial desea darnos las mejores cosas. Él está esperando que nos acerquemos con fe y unidad a Su trono y le pidamos en oración. Como el mejor de los padres, Él responde a favor de Sus hijos. Apoyémonos en oración unos a otros, pongámonos de acuerdo cuando oremos y veremos abrirse las ventanas de los cielos en bendiciones. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s