Recibiendo Cien Veces más

Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.

Mateo 19:29

El ser humano tiene la tendencia a acumular cosas y muy pocos son capaces de soltar lo que tienen. Cuando se trata de seguir a Cristo, mayormente nos resistimos a dejar atrás nuestra casa, nuestra familia o nuestra tierra. Son muy pocos los que se atreven a dejar su zona de seguridad por caminar detrás del Rey de reyes y Señor de señores. En Mateo 19:29, el Señor hace una hermosa promesa para los valientes que decidan dejarlo todo por seguirle: recibirán cien veces más y heredarán la vida eterna.

El ejemplo más fiel de la promesa del Señor en Mateo 19:29 es el apóstol Pablo. Antes de tener su encuentro personal con Jesucristo, Saulo de Tarso era un fariseo furioso quien se dedicaba en cuerpo y alma a perseguir a los cristianos. En Hechos 8:1-3 leemos: Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles. Y hombres piadosos llevaron a enterrar a Esteban, e hicieron gran llanto sobre él. Y Saulo asolaba la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel.

El encuentro personal de Saulo de Tarso con Jesucristo ocurrió mientras él persistía en perseguir a los cristianos. Hechos 9:1-4 narra ese encuentro: Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén. Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

Luego de su conversión, Saulo de Tarso se convirtió en Pablo, el apóstol de los gentiles. Él dejó su familia, sus bienes y su tierra por el nombre de Cristo. En 4 viajes, Pablo recorrió el oriente del Mar Mediterráneo, incluyendo territorios de los Estados actuales de Líbano, Siria, Turquía, Chipre, Grecia, Malta e Italia. En sus viajes, el apóstol Pablo dejó establecidas numerosas iglesias a las cuales escribió sus epístolas.

De todo lo que Pablo dejó atrás por el nombre de Jesucristo, ciertamente que recibió en este mundo cien veces más. Y aunque Pablo no tuvo hijos en la carne porque no se casó por servir al Señor, la Biblia habla de sus hijos espirituales, entre ellos Timoteo (1 Timoteo 1:2), Tito (Tito 1:4) y Onésimo (Filemón 1:10). Pablo dejó atrás su casa; pero recibió cien veces más ya que era recibido por hospedadores en sus viajes, entre ellos Gayo (Romanos 16:23). Pablo recibió también cien veces más hermanos, entre los cuales están: Cuarto (Romanos 16:23), Apolos (1 Corintios 16:12) y Tíquico (Efesios 6:21).

No importa lo que dejemos por seguir a Jesucristo, Su promesa es fiel y verdadera y eso incluye recibir cien veces más en este tiempo y la hermosa herencia de la vida eterna. Pablo y todos los apóstoles lo recibieron; los verdaderos siervos de Dios de todos los tiempos lo han recibido y tú, si los haces también lo recibirás. Las promesas divinas están garantizadas. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s