El Señor Venció al Mundo

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Juan 16:33

Es lamentable escuchar a alguien predicar que cuando nos convertimos a Cristo se resuelven todos nuestros problemas. No es cierto que Jesucristo haya prometido que seríamos prósperos y ricos por seguirle a Él. Tampoco nos dijo que nunca nos enfermaríamos o que íbamos a ser felices siempre. En Juan 16:33, el Señor afirma una gran verdad: En el mundo tendréis aflicción. Ser cristianos no nos coloca en una burbuja de cristal o en un refugio a prueba de bombas nucleares. Seguimos en el mundo expuestos a los mismos peligros que todos los demás mortales. Nuestra ventaja es que ya nuestro Señor venció al mundo.

Cuando Jesús nos dice que tendremos aflicción en el mundo lo que nos recuerda es que habrá problemas. Ser cristiano no nos exonera de enfermarnos, ni de perder el empleo, ni que el banco embargue nuestra casa, ni que tengamos dificultades con nuestra pareja o con nuestros hijos. Te puedo asegurar que he padecido en mi vida de cada una de esas aflicciones, no antes de conocer a Jesucristo solamente, sino también siendo ya cristiano y sirviéndole al Señor. También he conocido muchos hermanos en la fe padeciendo similares tribulaciones.

En su oración al Padre por Sus discípulos, Jesús habló al Padre de la manera que está escrito en Juan 17:14-16: Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Si no somos del mundo y el mundo nos aborrece, es evidente que estamos viviendo en territorio enemigo. El príncipe de este mundo va a hacernos la guerra y nos pondrá muchas dificultades mientras permanezcamos en la tierra.

Pretender que los problemas se irán y que viviremos prósperos y felices porque somos cristianos es ocultar la verdad del evangelio y hundir más en las tinieblas a los frágiles de fe. Por siglos, los cristianos han padecido por su fe en Jesucristo; pero eso no los ha llevado a salir corriendo de vuelta al mundo y al pecado. No todos los cristianos han vivido una vida en paz conforme a los parámetros del mundo, sino que muchos han soportado hasta el martirio por Jesús. Lo que los ha hecho mantenerse firmes es recordar estas palabras: confiad, yo he vencido al mundo.

El complemento perfecto a esta declaración de confianza en quien ya venció el mundo son las palabras de la oración de Jesús por Sus discípulos: No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. Guardarnos del mal no necesariamente significa que siempre vamos a ser sanados de nuestras enfermedades, ni que todo el tiempo vamos a conservar nuestro empleo o que jamás perderemos dinero en los negocios. Hemos sido testigos de que no todos los cristianos que hemos conocido han sido curados de enfermedades terminales, algunos han muerto.

Ahora bien, el Señor siempre nos librará del mal y será glorificado en nuestra aflicción. Romanos 8:28 dice: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Así que si pasas por un momento difícil en tu vida, no pienses que tu Padre Celestial te ha abandonado ni que te está castigando porque te portaste mal. Como un hijo o una hija de Dios todas las cosas te ayudan a bien porque tienes un llamado con propósito, recuerda que ya el Señor venció al mundo. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s