La Esperanza no Avergüenza

Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Romanos 5:5

Pablo comienza diciendo en Romanos 5:5: Y la esperanza no avergüenza. La palabra esperanza parece no estar en el vocabulario de mucha gente en esta época, quienes buscan tener resultados inmediatos. Por otro lado, la palabra vergüenza significa bochorno o quedar en ridículo. Pero si la esperanza no avergüenza es que no quedaremos en ridículo o seremos abochornados por esperar algo de Dios. La esperanza es la fe puesta a prueba. Si hemos confiado plenamente en un Dios Todopoderoso que nos ama porque somos Sus hijos, esperar por Su respuesta no es motivo de vergüenza.

La mayoría de las cosas en la vida tienen un tiempo de espera antes de que se obtenga resultado. Si alguien desea ser un profesional en cualquier área del saber humano, debe dedicar varios años de su vida a estudiar antes de graduarse y obtener el título. Pero eso no quiere decir que ya lo alcanzó todo, sino que debe continuar especializándose y tomando cursos cortos periódicamente para no quedarse atrás en el desarrollo de su carrera. Creer que va a alcanzar la meta de ser doctor o ingeniero equivale a tener fe; pero la esperanza es estudiar con paciencia y pasar todas las pruebas hasta lograrlo.

Cuando nuestra fe está puesta en Dios, sabemos que Él es fiel a Su Palabra y, en Su tiempo se cumplirá la promesa. Por lo tanto, como nuestra esperanza también está puesta en Él, no hay lugar para dudar de que suceda. En Romanos 10:11 está escrito: Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. Cada persona que ha creído en lo que Dios ha prometido en Su Palabra puede tener la seguridad de que lo que espera lo tendrá y no pasará por el bochorno de quedarse con la mano extendida.

La Palabra de Dios es totalmente garantizada. Hebreos 6:17-18 dice: Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros. Por lo tanto, la esperanza que tenemos se habrá de convertir en una realidad.

La Biblia nos dice que lo que pidamos al Padre, en el nombre de Jesús, creyendo, Él lo hará. Eso no quiere decir que la respuesta de Dios sea inmediata. Es muy probable que, al principio, no estemos preparados para recibir lo que hemos pedido. Dios, quien conoce todas las cosas, sabe cuándo es el tiempo preciso para responder nuestra petición. Mientras ese tiempo llega, vivimos en la esperanza de recibir la promesa. Y la misma Palabra de Dios nos afirma que no pasaremos vergüenza por esperar.

1 Pedro 1:21 dice con respecto a la fe y la esperanza: y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios. Nuestra fe y nuestra esperanza están puestas en Dios, quien es Todopoderoso y resucitó de los muertos a Jesús. Él nunca miente y Su Palabra es verdad. Así que no temas continuar aferrado a la esperanza de ver cumplir tus promesas. ¡No quedarás en vergüenza! Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s