Todas las Cosas Ayudan para Bien

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Romanos 8:28

Me encanta lo que dice Romanos 8:28: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Para mí, este versículo es un estandarte que uso en mis tiempos difíciles. Y como, generalmente, se me presentan con frecuencia piedras en mi camino, siempre tengo a la mano Romanos 8:28. Si esta palabra está sembrada en nuestro corazón, con toda seguridad superaremos todo obstáculo y no perderemos ni la paz ni el gozo del Señor.

Creo que a todos nos ha pasado que hemos estado obsesionados por algo que nunca nos fue dado. En el momento nos frustramos porque nuestra meta no fue alcanzada. Por un tiempo, vivimos con el lamento a flor de piel hasta que finalmente nos damos cuenta de que lo que perseguíamos no era lo que más nos convenía. Cuando sucede algo así, lo mejor es darle las gracias a Dios por habernos librado de caer en algo que pudo hacernos mucho daño.

Yo he pasado por situaciones similares muchas veces en mi vida. En algunas de ellas, luego del tiempo ha quedado demostrado que no obtener lo que yo quería ocurrió para mi bien. En otras, no he encontrado todavía cómo explicarme a mí mismo el motivo de no haber alcanzado mis sueños; pero eso no quiere decir que mi Padre no me lo hará saber más adelante. Yo amo a Dios, sé que he sido llamado conforme a Su Propósito, por lo tanto, no tengo dudas de que todas las cosas que me pasan me ayudan a bien.

No hace mucho que pasé por un tiempo de prueba muy difícil. Me vi sin empleo, sin una casa, con mi familia en contra, la mayoría de mis amigos me dieron la espalda y solo unos pocos, los que menos podían, me dieron una mano. Una mañana recordé a un pastor amigo cuyo llamado es rescatar gente de la calle y le pedí ayuda. Como él no tenía donde ubicarme, llamó a otro consiervo quien dirigía una casa de restauración para adictos y alcohólicos a fin de que me recibiera allí. Viví en ese lugar por varias semanas y sirvió para mi bien porque Dios me mostró Su gran amor que, a pesar de las grandes tribulaciones por las que he pasado, Él me ha librado de caer en el alcoholismo, la drogadicción, la depresión o el intento de suicidio.

Quiero hablarte a ti que dices que has creído en Jesucristo y lo has aceptado como tu Señor y Salvador. Si ya has dado ese paso de fe es porque seguramente tú amas a Dios. Entonces, no te lamentes por nada de lo que te suceda porque tú caes en la categoría de aquellos a quienes todas las cosas les ayudan a bien. Si todas las cosas te ayudan a bien, lo que consideras malo puede ser una experiencia que Dios, tu Padre Celestial, va a utilizar para enseñarte una lección de vida o es una manera de evitarte males mayores.

Si sabes que eres uno de aquellos que conforme a su propósito son llamados, no importa cuán grande y difícil sea tu situación, eso que hoy llamas desgracia te va a ayudar a bien. Si llegaras incluso a caer en la cárcel, Dios lo va a usar para que lleves las buenas del Evangelio a los presos y estarás guardando tesoros en los cielos. Si has perdido toda tu fortuna, Dios te está enseñando a depender de Él como tu proveedor. Si todos tus amigos te han dado la espalda, es para que tengas más tiempo de intimidad con tu Padre porque todas las cosas te ayudan a bien. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s