Nadie Acusará a los Escogidos

¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

Romanos 8:33

No cabe duda de que cada ser humano trae una cola que puede pisarse. Por muy espirituales o buenos que nos creamos a nosotros mismos, nuestros antecedentes pecaminosos nos condenarían porque según la justicia humana, el que la hace la paga. Y no solamente la paga, sino que le queda un estigma de por vida por el error cometido. ¡Qué bueno que Dios no actúa como nosotros! Cuando Él nos perdona, olvida nuestros pecados para siempre y nos aplica un verdadero borrón y cuenta nueva.

Es imposible que pretendamos presentarnos ante Dios como seres perfectos porque todos sabemos que hemos pecado. Cuando nos arrepentimos de nuestros pecados y entregamos nuestra vida a Jesucristo, hemos nacido de nuevo, somos hechura suya y una nueva criatura. Pero, eso no quiere decir que estaremos en una burbuja de cristal. Mientras permanezcamos en este mundo y en este cuerpo mortal, seguramente le vamos a fallar a Dios de nuevo. Cuando eso suceda, tanto nuestra mente, el mundo y el enemigo nos van a acusar por nuestro pecado.

¿Qué debemos hacer al fallarle a Dios? ¿Vamos a escuchar las voces acusatorias y huiremos de Dios? De ninguna manera, nuestra actitud debe ser de presentarnos delante de Él y confesar nuestro pecado. La Biblia dice cómo será la reacción de Dios cuando no ocultamos nuestras transgresiones. En Isaías 1:18 dice la Biblia: Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Dios borrará nuestros pecados, le quitará el color rojo y nuestro registro quedará en blanco. En Colosenses 2:13-15 leemos: Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

El acusador ya no tiene jurisdicción sobre ti cuando le perteneces a Cristo, quien en la cruz dejó anulada toda sentencia contra ti. Y mira lo que Dios hizo con tus pecados, lo dice Miqueas 7:19: El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados. Cada pecado que ha sido confesado ante Dios será sepultado en las mayores profundidades del abismo marino. Ya no tienes que sentirte culpable de lo que hayas expuesto ante el Señor.

Y Dios no solo sepultará nuestros pecados sino que los olvidará por completo. Isaías 43:25 dice: Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados. En resumen, Dios borra nuestros pecados confesados, los cambia de color, los echa al fondo del mar y los olvida. Entonces, está claro lo que dice Romanos 8:33: ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

Si has entregado tu vida a Jesucristo, Dios te ha justificado, no por tus obras, sino por la sangre preciosa de Jesús derramada en la cruz. Ya no eres esclavo del pecado sino un siervo de justicia. No hagas casos a las voces que te acusan, confiesa tus fallas y dale el control absoluto de tu vida a Jesucristo. Dios te bendiga.

Anuncios

God Will Give Us All Things

He who did not spare His own Son, but delivered Him up for us all, how shall He not with Him also freely give us all things?

Romans 8:32

In a way, Romans 8:32 is comparable to John 3:16:  For God so loved the world that He gave His only begotten Son, that whoever believes in Him should not perish but have everlasting life. The value of Jesus Christ, the Son of God, is, by far, superior to all things that exist. And God, out of love, has given Him as a ransom for all mankind. And if God was able to sacrifice Jesus, can He deny anything else to those who have believed in Him?

I have seen so many people claim to have believed and accepted Jesus Christ as their Lord and Savior, but they live in mourning for what they lack. They are the kind of person who see the glass half empty instead of half full. These people generally do not thank God for what they have received but continually ask for what they need. I think it would be quite convenient for us to pause for a moment to see what the Scripture says about Jesus Christ so that we realize the great value that it means to bring Him into our hearts.

Acts 3:14-15 says, But you denied the Holy and Righteous One and asked to have a murderer given to you. You killed the source of life, whom God raised from the dead; we are witnesses of this. In his speech, the apostle Peter calls Jesus Holy, Righteous One and source of life. For his part Acts 10:36 says:  The word which God sent to the children of Israel, preaching peace through Jesus Christ—He is Lord of all—. This time Peter calls Jesus Lord of all.

In Hebrews 1:2 it says, has in these last days spoken to us by His Son, whom He has appointed heir of all things, through whom also He made the worlds. Jesus being the heir of all things, there is no doubt that the Father will give us through Him all the things to which we have believed in Him, because we have also been made children of God. Romans 8:17 says, and if children, then heirs—heirs of God and joint heirs with Christ, if indeed we suffer with Him, that we may also be glorified together.

Let’s look at what Revelation 19:16 tells us about Jesus: And He has on His robe and on His thigh a name written: KING OF KINGS AND LORD OF LORDS. Jesus Christ is not anything, from Him the Scripture says, among other things, the strong God, Eternal Father, Light of the nations, Supreme Chief, Holy and Righteous, the Lord of all, the Power and Wisdom of God, the Eternal King , The Almighty, the King of kings and Lord of lords.

If you already have Jesus in your heart, you have granted an abode to the Sovereign of the creation of God; The Firstborn of the Resurrection; The true God, and many other attributes of Him who has done all that exists. Do you think you’re missing something if you already have the owner of everything? As a Christian you must keep in mind who you are in Christ and what you already have in Him. God has already given you in Christ all things, do not continue living thinking that you are still a slave, you are already free!

You can ask me: Aha, and where are all the things that God has given me if I do not see them? I tell you that you will see them when you believe it because your spiritual eyes will open and you will walk by faith not by what your natural senses perceive. Remember how much your heavenly Father loves you, who never lies and has promised to give you all things in Christ. God bless you.

Dios nos Dará Todas las Cosas

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

Romanos 8:32

En cierto modo, Romanos 8:32 es comparable a Juan 3:16: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. El valor de Jesucristo, el Hijo de Dios, es, por mucho, superior a todas las cosas que existen. Y Dios, por amor, lo ha entregado como rescate por toda la humanidad. Y si Dios fue capaz de sacrificar a Jesús, ¿podrá negarle algo más a quienes han creído en Él?

He visto como mucha gente que dice haber creído y aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador, pero viven lamentándose por lo que carecen. Son del tipo de persona que ven el vaso medio vacío en lugar de verlo medio lleno. Esas personas generalmente no agradecen a Dios por lo que han recibido sino que continuamente le piden lo que les hace falta. Creo que sería bastante conveniente que nos detengamos un momento a ver lo que dice la Escritura sobre Jesucristo para que nos demos cuenta el gran valor que significa llevarle a Él en nuestro corazón.

Hechos 3:14-15 dice: Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida, y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos. En su discurso, el apóstol Pedro llama a Jesús Santo, Justo y Autor de la Vida. Por su parte Hechos 10:36 dice: Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos. Esta vez Pedro llama a Jesús Señor de todos.

En Hebreos 1:2 dice: en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo. Siendo Jesús el heredero de todas las cosas, no cabe duda que el Padre nos dará a través de Él todas las cosas a quienes hemos creído en Él, porque también hemos sido hechos hijos de Dios. Romanos 8:17 dice: Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

Veamos lo que nos dice Apocalipsis 19:16 acerca de Jesús: Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Jesucristo no es cualquier cosa, de Él dice la Escritura, entre otras cosas, Dios fuerte, Padre Eterno, Luz de las naciones, Jefe Supremo, Santo y Justo, el Señor de todos, el Poder y la Sabiduría de Dios, el Rey Eterno, el Todopoderoso, el Rey de reyes y Señor de señores.

Si ya tienes a Jesús en tu corazón, le has concedido morada al Soberano de la creación de Dios; el Primogénito de la resurrección; el Dios verdadero, y muchos otros atributos de quien ha hecho todo lo que existe. ¿Piensas que te falta algo si ya tienes al dueño de todo? Como cristiano debes de tener presente quién eres en Cristo y lo que ya posees en Él. Dios ya te ha dado en Cristo todas las cosas, no sigas viviendo pensando que sigues siendo un esclavo, ¡ya eres libre!

Me puedes preguntar: Ajá, ¿y dónde están todas las cosas que Dios me ha dado si no las veo? Yo te digo que las verás cuando lo creas porque se abrirán tus ojos espirituales y caminarás por fe no por lo que tus sentidos naturales perciben. Recuerda cuánto te ama tu Padre Celestial, quien no miente jamás y ha prometido darte todas las cosas en Cristo. Dios te bendiga.

Who against Us?

What then shall we say to these things? If God is for us, who can be against us?

Romans 8:31

There is no point in saying that one is a Christian and living in fear. If we have accepted and received Jesus Christ, then we have the power to be called children of God. And if God is our Father, who will we fear? Do not we know who God is? Will there be anyone in the whole universe with more power than He? God, our Father, is with us and He is omnipotent and Almighty. Therefore, there is nothing and no one can do us any harm.

Let’s see what Romans 8:31 says: If God is for us. Let us divide this phrase into two parts and speak first of God. Do you know who God is? Let’s look at what it says in the first verse of the Bible, Genesis 1:1: In the beginning God created the heavens and the earth. The Earth is the planet where we live, which is located at the perfect distance from the sun to facilitate the existence of life in it. Really only the master mind of God could create our planet, with the perfect dimension to have a force of gravity that would allow us to walk comfortably.

Now let’s see that God also created the heavens and in them there are millions of millions of stars forming countless galaxies. The universe is so immense that our planet would be like a subatomic particle, almost an insignificant point, but where more than 7.4 billion people live. Our mind cannot imagine the full extent of the universe and, all of that, God created it. If the dimensions of the universe are immeasurable, imagine those of its Creator.

Now that we know the immensity, the greatness of God, think for a moment that the great and mighty God is on your side and mine. Everything, absolutely everything that exists, whether on the physical plane or in the spiritual plane, there is nothing or nobody that has not gone through the divine design. Whether they are planets, stars or invisible beings, God has created them with the power of His Word. So He will also use His Word of power to support us in our daily struggles.

We see then that the Almighty God who created the heavens and the earth is with us, then who against us? No one can against Him, so whoever messes with us, the children of God, is messing with our Heavenly Father. Rest assured that God will not allow anyone to harm His children. Mark 9:42 says, But whoever causes one of these little ones who believe in Me to stumble, it would be better for him if a millstone were hung around his neck, and he were thrown into the sea. So be sure that your Father will defend you with everything and against all.

Having the full confidence of being children of God Most High, we can confidently walk our way through this world. Apart from His support, let us remember the words of 2 Timothy 1:7, For God has not given us a spirit of fear, but of power and of love and of a sound mind. Our Heavenly Father has given us of His own Spirit, who dwells in us. That Spirit of God imparts to us His power, His love and gives us self-control to stand before the adversities of life.

I want to invite you from today on you dare to walk through life without fear, without worry. God is with you, you are His son or His daughter and He is Almighty, no one can against Him. Walk with the assurance that you have the backing of maximum power. God bless you.

¿Quién Contra Nosotros?

¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

Romanos 8:31

No tiene sentido decir que uno es cristiano y vivir en temor. Si hemos aceptado y recibido a Jesucristo, entonces tenemos la potestad de ser llamados hijos de Dios. Y si Dios es nuestro Padre, ¿de quién temeremos? ¿Acaso no sabemos quién es Dios? ¿Habrá alguien en todo el universo con más poder que Él? Dios, nuestro Padre, está con nosotros y Él es omnipotente y Todopoderoso. Por lo tanto, no existe nada ni nadie que pueda hacernos daño alguno.

Veamos lo que dice primero Romanos 8:31: Si Dios es por nosotros. Dividamos esta frase en dos partes y hablemos primero de Dios. ¿Sabes quién es Dios? Veamos lo que dice en primer verso de la Biblia, Génesis 1:1: En el principio creó Dios los cielos y la tierra. La Tierra es el planeta donde vivimos, el cual está situado a la distancia perfecta del sol para facilitar la existencia de vida en ella. Realmente solo la mente maestra de Dios pudo crear nuestro planeta, con la perfecta dimensión para tener una fuerza de gravedad que nos permitiera caminar cómodamente.

Ahora miremos que Dios también creó los cielos y en ellos hay millones de millones de estrellas que forman incontables galaxias. El universo es tan inmenso que nuestro planeta sería como una partícula subatómica, casi un punto insignificante, pero donde viven más de 7,400 millones de personas. Nuestra mente no puede imaginar la completa extensión del universo y, todo eso, lo creó Dios. Si las dimensiones del universo son inmensurables, imagínate las de su Creador.

Ahora que sabemos la inmensidad, la grandeza de Dios, piensa por un instante que ese Dios tan grande y poderoso está de tu lado y del mío. Todo, absolutamente todo lo que existe, sea en el plano físico o en el espiritual, no hay nada ni nadie que no haya pasado por el diseño divino. Sean planetas, estrellas o seres invisibles, Dios los ha creado con el poder de Su Palabra. Así que Él usará también Su Palabra de poder para respaldarnos en nuestras luchas diarias.

Vemos entonces que el Dios Todopoderoso que creó los cielos y la tierra está con nosotros, luego, ¿quién contra nosotros? Nadie puede contra Él, así que quien se mete con nosotros, los hijos de Dios, se está metiendo con nuestro Padre Celestial. Ten por seguro de que Dios no va a permitir que alguien dañe a Sus hijos. Mira lo que dice Marcos 9:42: Cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar. Así que ten por seguro que tu Padre te defenderá con todo y contra todos.

Teniendo la plena confianza de ser hijos del Dios Altísimo, podemos andar confiadamente en nuestro caminar por este mundo. Aparte de Su apoyo, recordemos las palabras de 2 Timoteo 1:7: Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Nuestro Padre Celestial nos ha dado de Su propio Espíritu, quien mora en nosotros. Ese Espíritu de Dios nos transmite Su poder, Su amor y nos infunde dominio propio para estar firme ante las adversidades de la vida.

Quiero invitarte a que de hoy en adelante te atrevas a caminar por la vida sin miedo, sin temor. Dios está contigo, eres Su hijo o Su hija y Él es Todopoderoso, nadie puede contra Él. Camina con la seguridad de que cuentas con el respaldo del máximo poder. Dios te bendiga.

All Things Help for Good

And we know that all things work together for good to those who love God, to those who are the called according to His purpose.

Romans 8:28

I love what Romans 8:28 says: And we know that all things work together for good to those who love God, to those who are the called according to His purpose. For me, this verse is a banner I use in my difficult times. And as I often have stones in my path, I always have Romans 8:28 at hand. If this word is sown in our hearts, we will surely overcome every obstacle, and we will not lose the peace or the joy of the Lord.

I think it’s all happened to us that we’ve been obsessed by something that was never given to us. At the time we were frustrated because our goal was not reached. For a while, we live with the lament to the skin until finally we realize that what we pursued was not what suited us. When something like this happens, it is best to thank God for having saved us from falling into something that could do us much harm.

I have been through similar situations many times in my life. In some of them, after time it has been shown that not getting what I wanted happened for my good. In others, I have not yet found how to explain to myself the reason for not having reached my dreams; but that does not mean that my Father will not let me know later. I love God, I know that I have been called according to His Purpose, therefore, I have no doubt that all the things that happen to me help me well.

I went through a very difficult test time not long ago. I saw myself without a job, without a house, with my family against me, most of my friends turned their back on me and only a few, those who could least afford me, gave me a hand. One morning I remembered a pastor friend whose call is to rescue people from the street and asked him for help. Since he had nowhere to locate me, he called another fellow minister who ran a restoration home for addicts and alcoholics to get me there. I lived in that place for several weeks and served for my sake because God showed me His great love that, despite the great tribulations I have gone through, He has kept me from falling into alcoholism, drug addiction, depression or suicide attempt.

I want to tell you who have believed in Jesus Christ and accepted Him as your Lord and Savior. If you have already taken that step of faith, it is because you surely love God. So do not grieve over anything that happens to you because you fall into the category of those to whom all things work together for good. If all things help you for good, what you consider a bad thing can be an experience that God, your Heavenly Father, will use to teach you a life lesson or is a way to avoid greater evils.

If you know that you are one of those who according to His purpose are called, no matter how great and difficult your situation is, what today you call misfortune will help you for good. If you even go to jail, God will use it to bring the good news of the Gospel to the prisoners and you will be keeping treasures in the heavens. If you have lost all your fortune, God is teaching you to depend on Him as your provider. If all your friends have turned their backs on you, it is so that you have more time of intimacy with your Father because all things help you for good. God bless you.

Todas las Cosas Ayudan para Bien

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Romanos 8:28

Me encanta lo que dice Romanos 8:28: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Para mí, este versículo es un estandarte que uso en mis tiempos difíciles. Y como, generalmente, se me presentan con frecuencia piedras en mi camino, siempre tengo a la mano Romanos 8:28. Si esta palabra está sembrada en nuestro corazón, con toda seguridad superaremos todo obstáculo y no perderemos ni la paz ni el gozo del Señor.

Creo que a todos nos ha pasado que hemos estado obsesionados por algo que nunca nos fue dado. En el momento nos frustramos porque nuestra meta no fue alcanzada. Por un tiempo, vivimos con el lamento a flor de piel hasta que finalmente nos damos cuenta de que lo que perseguíamos no era lo que más nos convenía. Cuando sucede algo así, lo mejor es darle las gracias a Dios por habernos librado de caer en algo que pudo hacernos mucho daño.

Yo he pasado por situaciones similares muchas veces en mi vida. En algunas de ellas, luego del tiempo ha quedado demostrado que no obtener lo que yo quería ocurrió para mi bien. En otras, no he encontrado todavía cómo explicarme a mí mismo el motivo de no haber alcanzado mis sueños; pero eso no quiere decir que mi Padre no me lo hará saber más adelante. Yo amo a Dios, sé que he sido llamado conforme a Su Propósito, por lo tanto, no tengo dudas de que todas las cosas que me pasan me ayudan a bien.

No hace mucho que pasé por un tiempo de prueba muy difícil. Me vi sin empleo, sin una casa, con mi familia en contra, la mayoría de mis amigos me dieron la espalda y solo unos pocos, los que menos podían, me dieron una mano. Una mañana recordé a un pastor amigo cuyo llamado es rescatar gente de la calle y le pedí ayuda. Como él no tenía donde ubicarme, llamó a otro consiervo quien dirigía una casa de restauración para adictos y alcohólicos a fin de que me recibiera allí. Viví en ese lugar por varias semanas y sirvió para mi bien porque Dios me mostró Su gran amor que, a pesar de las grandes tribulaciones por las que he pasado, Él me ha librado de caer en el alcoholismo, la drogadicción, la depresión o el intento de suicidio.

Quiero hablarte a ti que dices que has creído en Jesucristo y lo has aceptado como tu Señor y Salvador. Si ya has dado ese paso de fe es porque seguramente tú amas a Dios. Entonces, no te lamentes por nada de lo que te suceda porque tú caes en la categoría de aquellos a quienes todas las cosas les ayudan a bien. Si todas las cosas te ayudan a bien, lo que consideras malo puede ser una experiencia que Dios, tu Padre Celestial, va a utilizar para enseñarte una lección de vida o es una manera de evitarte males mayores.

Si sabes que eres uno de aquellos que conforme a su propósito son llamados, no importa cuán grande y difícil sea tu situación, eso que hoy llamas desgracia te va a ayudar a bien. Si llegaras incluso a caer en la cárcel, Dios lo va a usar para que lleves las buenas del Evangelio a los presos y estarás guardando tesoros en los cielos. Si has perdido toda tu fortuna, Dios te está enseñando a depender de Él como tu proveedor. Si todos tus amigos te han dado la espalda, es para que tengas más tiempo de intimidad con tu Padre porque todas las cosas te ayudan a bien. Dios te bendiga.