Pidiendo Conforme a Su Voluntad

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

1 Juan 5:14-15

Los planes de Dios para cada uno de Sus hijos son perfectos. La voluntad de Dios, de acuerdo a la Escritura, es buena, agradable y perfecta. Muchas veces nos quejamos de que no recibimos lo que hemos pedido en oración. Antes de reclamarle a Dios por no complacernos, es mejor hacer la siguiente pregunta: ¿están alineadas nuestras peticiones a la voluntad de Dios? Si la respuesta es no, entonces no es ninguna sorpresa que no haya sido contestada favorablemente. Si la respuesta es sí, como bien dice Juan: sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que Dios nos ama. Tito 3:4-7 dice: Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.

El amor de Dios se ha manifestado en el mundo por medio de Jesucristo, quien tomó el lugar de cada hombre y mujer que ha existido sobre la tierra para pagar con Su preciosa sangre el precio de nuestra redención. No hay mejor regalo que éste de parte de Dios, lo cual demuestra que toda petición de salvación es una oración que va conforme a la voluntad de Dios y será contestada en el tiempo preciso. Sé de alguien que estuvo orando por mi conversión durante 30 años; pero Dios respondió esa oración y hoy mi mayor pasión es servir a Cristo.

Si no sabes cuál es la voluntad de Dios, pídele a Él que te le muestre, tal como lo hizo David. Salmo 143:10 dice: Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud. Esta petición será contestada por Dios ya que Su deseo es que conozcamos Su voluntad. Y la voluntad de Dios siempre será para nuestro bien. Es imposible que un Padre tan amoroso como Él no esté dispuesto a dar lo mejor que existe a cada uno de Sus hijos.

Además de orar pidiendo que nos enseñe Su voluntad, ya tenemos en nosotros quien nos ayude a pedir conforme a la voluntad de Dios. Romanos 8:26 dice: Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. La oración en el Espíritu siempre será contestada porque es una oración alineada a la voluntad de Dios. Esos gemidos indecibles que salen de tu boca cuando oras en el Espíritu van directamente al corazón de Dios.

Podemos estar orando a Dios sin obtener respuesta y hasta nos podemos enojar con Él por no darnos lo que pedimos. Si los médicos dicen que hay que hacerle una compleja operación a tu hijo cuyo costo son 50 mil dólares, puede que Dios no te supla esa cantidad de dinero, no porque no desee su sanidad, sino para que Él se glorifique haciendo el milagro de curarlo. Tengamos muy en cuenta lo que dice Santiago 4:3: Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. Por lo tanto, alineemos nuestras peticiones conforme a la voluntad de Dios y estaremos seguros de que siempre Él responderá nuestra oración. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s