La Sabiduría de lo Alto

Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.

Santiago 3:17

Hay que saber distinguir entre la sabiduría humana y la sabiduría de lo alto. Con respecto a esta última, Santiago 3:17 la define como pura, pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Como la sabiduría de lo alto proviene de Dios, la huella divina quedará plasmada en ella y la distinguirá por completo de la sabiduría humana. Siendo Dios el diseñador y constructor de todo lo que existe, Su condición de creador ubica Su sabiduría por encima de todas las demás.

Previo a describir la sabiduría de lo alto en el versículo 17 del capítulo 3 de su carta, Santiago 3:13-16 presenta cómo es la sabiduría humana: ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.

En contraste a la sabiduría de lo alto, la sabiduría humana común implica celos amargos, contención, jactancia, mentira, es terrenal, animal, diabólica y perversa. Es posible que alguien se sienta ofendido por las duras palabras de Santiago referente a la sabiduría terrenal y podría estar en desacuerdo; pero bíblicamente queda confirmado que toda la sabiduría humana y terrenal tiene un origen diabólico. Basta con leer Génesis 3:1-7 para darnos cuenta que Adán y Eva tuvieron conocimiento del bien y el mal por incitación de la serpiente, es decir, el diablo.

Si todavía te atreves a dudar de lo que dice la Biblia con respecto a la sabiduría terrenal ya que le prestas mucha más atención a lo que te dice la ciencia humana, te voy a hablar un poco como quien soy, alguien que ha dedicado gran parte de su vida a estudiar la ciencia humana. Te puedo decir que entre los científicos existe todo eso que dice Santiago: celos amargos, contención, jactancia y mentira. Y muchas veces, hay perversidad detrás de la ciencia. Muchos de los logros de la ciencia humana en medicina y energía, por ejemplo, han traído más mal que bien.

Es mi opinión que los científicos del siglo XX actuaron irresponsablemente, conscientes o no, y sus soluciones trajeron problemas nuevos. Ahora vivimos más años quizás, pero más de la mitad de nuestras vidas la pasamos atados a un coctel de drogas que terminan matándonos de cáncer. Nos movemos más rápido; pero hemos dañado el medio ambiente. Los alimentos modernos se ven más bonitos y prácticos; pero hoy hay mayor obesidad en la población. Los científicos que se sienten comprometidos con la humanidad deben en el siglo XXI trabajar para buscar soluciones reales a los problemas creados por sus pares en el siglo pasado.

¿Se podrá lograr ese objetivo solamente con la sabiduría terrenal? Es imposible lograr algo que sea beneficioso para la humanidad cuando nuestra fuente está llena de celos amargos, contención, jactancia y mentira. Necesitamos una sabiduría de lo alto, sabiduría divina, la cual es pura, pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Oremos a nuestro Padre Celestial de la misma manera que hizo Salomón y Él la dará en abundancia y usemos esa sabiduría para hacer el bien. Dios te bendiga.

Anuncios

God Gives Us Wisdom

If any of you lacks wisdom, let him ask of God, who gives to all liberally and without reproach, and it will be given to him.

James 1:5

Every time I read James 1:5 I think it seemed as if humans enjoyed acting foolishly. And James 1:5 says very clearly: If any of you lacks wisdom, let him ask of God, who gives to all liberally and without reproach, and it will be given to him. A request for wisdom that we make to God will always be granted. And James 1:5 says, that it will be given abundantly and without reproach. Then, if we lack wisdom and remain without it, it is because we do not ask God.

The best demonstration of God’s faithfulness to His Word as expressed in James 1:5 is the story of Solomon. Let’s look at what the Bible says in 1 Kings 3:5-14: At Gibeon the Lord appeared to Solomon in a dream by night; and God said, “Ask! What shall I give you?” And Solomon said: “You have shown great mercy to Your servant David my father, because he walked before You in truth, in righteousness, and in uprightness of heart with You; You have continued this great kindness for him, and You have given him a son to sit on his throne, as it is this day. Now, O Lord my God, You have made Your servant king instead of my father David, but I am a little child; I do not know how to go out or come in. And Your servant is in the midst of Your people whom You have chosen, a great people, too numerous to be numbered or counted. Therefore give to Your servant an understanding heart to judge Your people, that I may discern between good and evil. For who is able to judge this great people of Yours?”

The speech pleased the Lord, that Solomon had asked this thing. Then God said to him: “Because you have asked this thing, and have not asked long life for yourself, nor have asked riches for yourself, nor have asked the life of your enemies, but have asked for yourself understanding to discern justice, behold, I have done according to your words; see, I have given you a wise and understanding heart, so that there has not been anyone like you before you, nor shall any like you arise after you. And I have also given you what you have not asked: both riches and honor, so that there shall not be anyone like you among the kings all your days. So if you walk in My ways, to keep My statutes and My commandments, as your father David walked, then I will lengthen your days.”

Solomon asked God for wisdom so that he could carry out his work of governing his people with excellence. And God gave King Solomon wisdom abundantly and without reproach. It was obvious that, before raising his request to God, Solomon was like any young man of his age, inexperienced and lacking sufficient wisdom to perform his duties. However, God endowed him with a wise and understanding heart, so much so that there was no one wiser than the king who succeeded David.

Many times we err in our petitions to God. Many of us are left with the simplest: to ask for our material needs to be abundantly covered. But what is the use of acquiring wealth if we do not have enough intelligence to manage it? A wise person will not only know how to efficiently manage wealth, but also be able to come up with creative ideas that will generate more wealth. However, wisdom not only serves to make us rich, but to judge with intelligence every situation. God bless you.

Dios Nos Da Sabiduría

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Santiago 1:5

Cada vez que leo Santiago 1:5 pienso que pareciera como si los seres humanos disfrutáramos actuar tontamente. Y es que Santiago 1:5 dice muy claramente: Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Una petición de sabiduría que hagamos a Dios siempre será otorgada. Y dice Santiago 1:5, que será dada abundantemente y sin reproche. Entonces, si carecemos de sabiduría y permanecemos sin ella es por no pedirla a Dios.

La mejor demostración de la fidelidad de Dios a Su Palabra conforme a lo expresado en Santiago 1:5 es la historia de Salomón. Veamos lo que dice la Biblia en 1 Reyes 3:5-14: Y se le apareció Jehová a Salomón en Gabaón una noche en sueños, y le dijo Dios: Pide lo que quieras que yo te dé. Y Salomón dijo: Tú hiciste gran misericordia a tu siervo David mi padre, porque él anduvo delante de ti en verdad, en justicia, y con rectitud de corazón para contigo; y tú le has reservado esta tu gran misericordia, en que le diste hijo que se sentase en su trono, como sucede en este día. Ahora pues, Jehová Dios mío, tú me has puesto a mí tu siervo por rey en lugar de David mi padre; y yo soy joven, y no sé cómo entrar ni salir. Y tu siervo está en medio de tu pueblo al cual tú escogiste; un pueblo grande, que no se puede contar ni numerar por su multitud. Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande?

Y agradó delante del Señor que Salomón pidiese esto. Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oír juicio, he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú. Y aun también te he dado las cosas que no pediste, riquezas y gloria, de tal manera que entre los reyes ninguno haya como tú en todos tus días. Y si anduvieres en mis caminos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como anduvo David tu padre, yo alargaré tus días.

Salomón le pidió a Dios sabiduría para poder llevar a cabo con excelencia su trabajo de gobernar a su pueblo. Y Dios le concedió al rey Salomón la sabiduría abundantemente y sin reproche. Era obvio que, antes de elevar su petición a Dios, Salomón era como cualquier joven de su edad, inexperto y carente de suficiente sabiduría para ejecutar sus funciones. Sin embargo, Dios lo dotó de un corazón sabio y entendido, tanto que no ha existido sobre la tierra nadie más sabio que este rey sucesor de David.

Muchas veces erramos en nuestras peticiones a Dios. Muchos nos quedamos en lo más simple: pedir que nos sean cubiertas abundantemente nuestras necesidades materiales. Pero, ¿de qué nos sirve adquirir riquezas si no tenemos suficiente inteligencia para administrarla? Una persona sabia no solo sabrá administrar eficientemente las riquezas, sino que también será capaz de elaborar ideas creativas que generarán más riquezas. No obstante, la sabiduría no solamente nos sirve para hacernos ricos, sino para juzgar con inteligencia cada situación. Dios te bendiga.

God Does not Forsake Us

Let your conduct be without covetousness; be content with such things as you have. For He Himself has said, “I will never leave you nor forsake you.” So we may boldly say: “The Lord is my helper; I will not fear. What can man do to me?”

Hebrews 13:5-6

Being helpless is one of the hardest ways to lead a life. I do not think there is any country in the world that does not have homeless people. As you hear, I live in the United States of America, which is considered by many to be the most powerful country on Earth, and all its great cities hold thousands of homeless people in their streets. A helpless person has lost hope, but his face is filled with joy when he receives help. God has promised that He will not forsake us and His help will always be timely.

As I said before, even the developed countries live in helpless people. In the United States I have seen people living on the streets of cities like New York, San Francisco, Chicago, Washington and Miami. Yes, the same glamorous cities you see in movies have their dark side. New York is called the capital of the world, San Francisco is one of the most beautiful cities in the country, Chicago is a major financial center, Washington is the capital and Miami is the most important city in the south of the country. In all of them live people in the streets.

Many people come to live on the streets because of alcoholism or drug addiction; but that is not the only reason. Some have come to the streets because of unemployment and the subsequent foreclosure of their homes. Others, especially men, because of a divorce and even many veterans end up in the streets after risking their lives for their country in a warlike conflict. There are several different reasons that lead people to have as roof the starry sky and by bed to the hard floor of the streets.

Sometimes God experiences us to put ourselves in the shoes of our neighbor. I have gone three times because of the situation of being helpless in three different countries. The first time was in my own and I said then that the day I ate once was the happiest man in the world. On one occasion I walked about 10 miles in the city of Santo Domingo, including crossing a long bridge. As I walked, I thought that the people with the problems I had got thrown off that bridge. I crossed it without making me want to throw myself.

And although I have suffered in my flesh the helplessness in material and human, I have also seen that God, even when I lived giving my back to Him, He never left me. The way to realize the great care God has had of me is to note that, despite my crisis, He has preserved me from falling into alcoholism, drug addiction, depression or attempted suicide. Moreover, in every situation, He has moved the hearts of people who have given me the hand. These people have been for me just like protective angels sent by God.

If at this moment you are going through difficult times in which you feel helpless, I tell you that you are not alone, God has not forsaken you at any moment and He will use your crisis to do something in your favor. Maybe you do not understand why the pain or desperation of seeing you between the sword and the wall has cornered you. But believe it, and say as the Scripture says, The Lord is my helper; I will not fear. What can man do to me? The Word of God is faithful and true and there is no lie in it, your Father will never forsake you. God bless you.

Dios no Nos Desampara

Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.

Hebreos 13:5-6

Ser un desamparado es una de las formas más duras de llevar la vida. No creo exista algún país en el mundo que no tenga personas desamparadas. Así como lo oyes, yo vivo en Estados Unidos de América, al que muchos consideran el país más poderoso de la Tierra, y todas sus grandes ciudades albergan a miles de desamparados en sus calles. Un desamparado ha perdido la esperanza, pero su rostro se llena de alegría cuando recibe ayuda. Dios ha prometido que no nos desamparará y Su socorro siempre será oportuno.

Como dije anteriormente, hasta en los países desarrollados vive gente desamparada. En Estados Unidos he visto a personas viviendo en las calles de ciudades como New York, San Francisco, Chicago, Washington y Miami. Sí, las mismas ciudades glamorosas que miras en las películas tienen su lado oscuro. A New York le llaman la capital del mundo, San Francisco es una de las ciudades más bellas del país, Chicago un centro financiero importante, Washington es la capital y Miami es la ciudad más importante del sur del país. En todas ellas vive gente en las calles.

Mucha gente llega a vivir en las calles por causa de alcoholismo o drogadicción; pero esa no es la única razón. Hay quienes han llegado a las calles por causa del desempleo y el posterior embargo hipotecario de sus casas. Otros, especialmente hombres, por causa de un divorcio e incluso muchos veteranos de guerra terminan en las calles después de haber arriesgado sus vidas por su país en un conflicto bélico. Existen varios motivos diferentes que conducen a las personas a tener como techo el cielo estrellado y por lecho al duro suelo de las calles.

Algunas veces Dios nos pasa por experiencias para que nos pongamos en los zapatos de nuestro prójimo. He pasado tres veces por la situación de verme desamparado en tres países distintos. La primera vez fue en el mío propio y yo decía entonces que el día en el cual comía una sola vez era el hombre más feliz del mundo. En una ocasión caminé unos 15 kilómetros en la ciudad de Santo Domingo, incluyendo cruzar un largo puente. Mientras caminaba pensaba en que la gente con los problemas que yo tenía se lanzaban de ese puente. Yo lo crucé sin darme ganas de lanzarme.

Y aunque he sufrido en carne propia el desamparo en lo material y humano, también he visto que Dios, aun cuando yo vivía de espaldas a Él, nunca me abandonó. La forma de darme cuenta del gran cuidado que Dios ha tenido de mí es notar que, a pesar de mis crisis, Él me ha preservado de caer en alcoholismo, drogadicción, depresión o intento de suicidio. Además, en cada situación, Él ha movido el corazón de personas que me han dado la mano. Estas personas han sido para mí igual que ángeles protectores enviados por Dios.

Si en este momento estás pasando por momentos difíciles en los cuales te sientes desamparado, te digo que no estás solo, Dios no te ha desamparado en ningún momento y va a utilizar tu crisis para hacer algo a tu favor. Quizás no lo entiendas porque el dolor o la desesperación de verte entre la espada y la pared te han acorralado. Pero créelo, y di como lo expresa la Escritura: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre. La Palabra de Dios  es fiel y verdadera y no hay mentira en ella, tu Padre no te desamparará nunca. Dios te bendiga.

Living by Faith

Now the just shall live by faith; but if anyone draws back, My soul has no pleasure in him.

Hebrews 10:38

There are two ways of living: attending to the development of circumstances around or by faith. If the wind of circumstances does not run in our favor and those are the engine of our life, then we would be immobilized and fearful. The other way of life, which pleases God, is to allow faith to be the fuel of our life. Living by faith is not always easy, but it is the safest way because it does not depend on the environment that surrounds us, but on the Almighty God in whom we have entrusted.

The entire chapter 11 of the letter to the Hebrews is a true treatise on faith. This chapter describes the acts of faith of many men and women of the Bible. The chapter begins with the definition of faith in Hebrews 11:1, Now faith is the assurance of things hoped for, the conviction of things not seen. Faith certainly gives hope that will become a promise fulfilled. To have faith is to live convinced of this: what we do not see today, in the time of God will be a real fact.

The first act of faith was the creation itself. Hebrews 11:3 says, By faith we understand that the worlds were framed by the word of God, so that the things which are seen were not made of things which are visible. As the definition of faith in Hebrews 11:1 says, nothing that exists and we can see today was seen when God used His Word to create everything. God called the things that were not and each of them began to be a fact from the very moment he said the Word.

If God performed the first act of faith it is because the same faith is very important to Him. Hebrews 11:6 says, But without faith it is impossible to please Him, for he who comes to God must believe that He is, and that He is a rewarder of those who diligently seek Him. The only way to please God is through our faith. When we falter in faith, we stop believing to God and this is similar to saying that He is a liar. Obviously God is not a liar, but he abhors a lie. Therefore, to lack of faith is to seriously offend God.

In Hebrews 10:38 and Hebrews 11:6 it is established that God dislikes the absence of faith. To say that we believe in His promises and to walk in fearful life does not really mean having faith but quite the contrary. That is not living by faith, it is living in double spirit, happy when we see things well; but frustrated in times of testing. We must be fully aware that our lack of faith can be the reason we do not get the things we ask for in prayer. James 1:6-7 says, But let him ask in faith, with no doubting, for he who doubts is like a wave of the sea driven and tossed by the wind. For let not that man suppose that he will receive anything from the Lord.

When we approach God and pray for something, we must believe that we will receive what we have asked for according to the good, pleasing and perfect goodwill of our beloved Father. The fact that we do not see things does not mean that we will not receive them. God is always willing to listen to us and always wants the best for us. Let us not let our doubt become displeasure for Him. Let us live by faith, let us walk sure that we have a good Father in the heavens who loves us and provides all our needs. Let’s call things that are not as they are and in His time, not ours, they will happen. God bless you.

Viviendo por Fe

Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma.

Hebreos 10:38

Existen dos formas de vivir: atendiendo el desarrollo de las circunstancias alrededor o por fe. Si el viento de las circunstancias no corre a nuestro favor y aquellas son el motor de nuestra vida, entonces estaríamos inmovilizados y temerosos. La otra forma de vivir, la que agrada a Dios, es permitir que sea la fe el combustible de nuestra vida. Vivir por fe no siempre es fácil, pero sí es la forma más segura porque no depende de cuál sea el ambiente que nos rodea sino del Dios Todopoderoso en quien hemos confiado.

Todo el capítulo 11 de la carta a los Hebreos es un verdadero tratado acerca de la fe. En este capítulo se describen los actos de fe de muchos hombres y mujeres de la Biblia. El capítulo da inicio con la definición de fe en Hebreos 11:1: Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. La fe da por cierto que la esperanza se convertirá en promesa cumplida. Tener fe es vivir convencido de esto: lo que hoy no vemos, en el tiempo de Dios será un hecho real.

El primer acto de fe fue la creación misma. Hebreos 11:3 dice: Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. Tal como dice la definición de fe en Hebreos 11:1, nada de lo que existe y hoy podemos ver se veía cuando Dios utilizó Su Palabra para crearlo todo. Dios llamó a las cosas que no eran y cada una de ellas comenzó a ser un hecho desde el mismo instante que dijo la Palabra.

Si Dios ejecutó el primer acto de fe es porque la misma fe es muy importante para Él. Hebreos 11:6 dice: Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. La única forma de agradar a Dios es por medio de nuestra fe. Cuando flaqueamos en la fe dejamos de creerle a Dios y esto es similar a decirle que Él es un mentiroso. Obviamente que Dios no es mentiroso, sino que aborrece la mentira. Por tanto, carecer de fe es ofender seriamente a Dios.

En Hebreos 10:38 y Hebreos 11:6 queda establecido que a Dios le desagrada la ausencia de fe. Decir que creemos en Sus promesas y andar por la vida temerosos no significa realmente tener fe sino todo lo contrario. Eso no es vivir por fe, es vivir en doble ánimo, contentos cuando vemos las cosas bien; pero frustrados en tiempos de pruebas. Debemos tener plena conciencia de que nuestra falta de fe puede ser el motivo de que no obtengamos las cosas que pedimos en oración. Ya lo dice Santiago 1:6-7: Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.

Cuando nos acercamos a Dios y le oramos pidiendo algo, debemos de creer que recibiremos lo que hemos pedido conforme a la buena voluntad, agradable y perfecta de nuestro amado Padre. El hecho de que las cosas no las veamos no quiere decir que no las recibiremos. Dios siempre está dispuesto a escucharnos y quiere siempre lo mejor para nosotros. No dejemos que nuestra duda se convierta en desagrado para Él. Vivamos por fe, caminemos seguros de que tenemos un Padre bueno en los cielos que nos ama y provee todas nuestras necesidades. Llamemos a las cosas que no son como si fueran y en Su tiempo, no en el nuestro, sucederán. Dios te bendiga.