La Prosperidad de Dios

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

3 Juan 1:2

La palabra prosperidad y, específicamente el segundo versículo de la tercera carta del apóstol Juan, han sido objeto de mucha manipulación en los últimos tiempos. Se ha pretendido darle mayor énfasis a la parte material de la prosperidad, es decir, a las riquezas de este mundo. Si ciertamente el deseo de Dios es que seamos prosperados en todas las cosas, eso no debe limitarse tan solo a lo material. Cuando Juan dice: así como prospera tu alma, se refiere a que nuestra prosperidad debe incluir también  nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestra voluntad.

En las últimas décadas, numerosos predicadores han abrazado lo que se ha llegado a conocer como el evangelio de la prosperidad. Al final de los años 70 se consolidó en los Estados Unidos un movimiento de carácter internacional conocido como Movimiento de la Prosperidad o también como Movimiento de la Fe, Palabra de Fe, “Confiésalo y Recíbelo” o Evangelio de Riquezas y Éxito. Todos estos nombres se refieren a lo mismo.

Actualmente este movimiento se compone por diferentes ministerios, líderes e iglesias principalmente de corte carismático-pentecostal. Estas organizaciones tienen diferentes nombres y a veces parecen no estar relacionadas unas con otras, sin embargo a nivel mundial están unificadas en varias asociaciones al compartir la misma visión, principios y métodos, aunque pueden diferir en asuntos menores.

Los puntos doctrinales que tienen en común los integrantes del Movimiento de la Prosperidad son básicamente cuatro. El primer punto es que Dios promete prosperidad en lo material, riquezas y éxito a todo aquel que se una a su forma particular de interpretar el cristianismo. El segundo punto es que la forma de adquirir esta prosperidad es por medio de la fe. El tercer punto es el uso de métodos como confesar audiblemente ciertos versículos bíblicos, visualizar en la mente cosas materiales que se deseen y orar pidiéndolas a Dios, o también atar y reprender espíritus que se supone impiden que vengan las riquezas. El cuarto es un muy particular y redituable principio: la enseñanza de que ofrendando grandes cantidades de dinero a cualquiera de estos grupos, se promete que Dios lo devolverá, en forma sobrenatural, multiplicado.

Uno de los que fueran abanderados del evangelio de la prosperidad en el pasado, Jim Bakker, fundador del Club PTL, quien fue acusado de cometer fraude contable y fue encarcelado, estando en la cárcel renunció a sus enseñanzas anteriores sobre teología de la prosperidad, diciendo que estaba equivocado. En su libro de 1996, “Yo Estaba Equivocado,” él admitió que la primera vez que en realidad leyó la Biblia hasta el final fue mientras estaba en prisión, y que le hizo darse cuenta que había tomado algunos pasajes fuera de contexto, pasajes que se han utilizado como “textos de prueba” para respaldar sus enseñanzas sobre prosperidad.

Bakker dice: “Cuanto más estudiaba la Biblia, sin embargo, tenía que admitir que el mensaje de la prosperidad no se alinea con el tenor de la Escritura. Mi corazón fue aplastado al pensar que llevé a tanta gente por mal camino. Yo estaba horrorizado de como yo estuve tan equivocado, y estoy profundamente agradecido de que Dios no me haya herido de muerte como un falso profeta.”

La verdadera prosperidad de Dios no radica en hacernos ricos en este mundo, tenemos una mayor herencia que esa en los cielos y la certeza de que, pase lo que pase con nosotros ahora, nuestro Padre Celestial suplirá todo lo que nos haga falta conforme a Su riquezas en gloria en Cristo Jesús. Confronta lo que escuches en cada sermón con la Biblia. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s