Columna en el Templo de Dios

Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.

Apocalipsis 3:12

Dentro de la diversas promesas contenidas en el mensaje a las siete iglesias que están en Asia y que se presentan en los capítulos 2 y 3 del libro de Apocalipsis, la que está en Apocalipsis 3:12 es una de las que más me motiva a seguir a Cristo. El Señor dice: Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. ¡Qué hermoso privilegio! Estar siempre en el templo de Dios.

La columna es un elemento estructural muy utilizado en la construcción, ya que sirve para soportar el peso de toda la estructura. Esta es de forma vertical y es muy alargada. Además de servir para fines estructurales, también forma parte de la ornamentación del lugar, ya que es utilizada con fines decorativos, la cual se ornamenta y se diseña de una forma muy estética y hermosa. Generalmente posee sección circular, pero en ocasiones se pueden apreciar columnas cuadrangulares que están adosadas a un muro, pero estas pasan a llamarse pilares o pilastras. Las columnas clásicas están compuestas por un capitel, un fuste y por una basa.

La basa correspondería con la raíz del árbol, el fuste con el tronco y el capitel el nacimiento de sus ramas más gruesas. Según esta analogía, algunos autores piensan que las primitivas columnas imitaban a los árboles, pues en realidad terminaron por sustituir los troncos por columnas de piedra, más duraderas, llevando además, siguiendo con la analogía, el ver en la corteza del árbol las muescas de los fustes. Todas las grandes civilizaciones desde la antigüedad han usado columnas como elementos sustentables de sus construcciones.

Para los ingenieros civiles, la columna es un elemento axial sometido a compresión, lo bastante delgado respecto su longitud, para que bajo la acción de una carga gradualmente creciente se rompa por flexión lateral o pandeo ante una carga mucho menos que la necesaria para romperlo por aplastamiento. Una columna ideal es un elemento homogéneo, de sección recta constante, inicialmente perpendicular al eje, y sometido a compresión.

Hemos visto varias características importantes de una columna, entre ellas: es semejante a un árbol, es un elemento estructural, soporta el peso de toda la estructura y tiene forma vertical. Quien llegue a ser columna del templo de Dios, tendrá pues estas características. En Jeremías 17:7-8 leemos: Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

La columna del templo de Dios, primero fue un árbol plantado junto a corrientes de agua porque confió en el Señor, perseverando hasta el fin y venciendo. Su galardón es ser un elemento vertical que soporta la estructura del templo de Dios. Su basa estará sustentada sobre la roca que es Cristo y como columna del templo, el puesto es permanente junto a Él. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s