Andando por Fe

Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor (porque por fe andamos, no por vista); pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.

2 Corintios 5:6-8

Mientras el mundo nos dice que debemos poner nuestros pies sobre la tierra y mirar bien por donde caminamos, la Biblia nos dice que por fe andamos, no por vista. Dos fuerzas impulsoras que están opuestas entre sí y una de ellas va a conducir nuestra vida. En nuestras manos está decidir la calidad del combustible con el cual llenamos el tanque de la vida. Si lo llenamos a través de nuestra vista, estaremos sujetos a los vaivenes de las circunstancias. Pero si nuestro tanque está lleno del alto octanaje de la fe, andaremos confiados sin importar las condiciones del camino.

Si vamos a caminar por la vida impulsados por la fe, lo primero que debemos saber es qué es la fe. Esa definición la encontramos en Hebreos 11:1: Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. La fe da por cierto lo que esperamos y nos convence que lo que no vemos es real. Por eso, la fe no es solo nuestro combustible, sino nuestro radar, nuestro GPS. Y si hemos confiado en Jesucristo y sido justificados por gracia, no solo andamos por fe, sino que vivimos por la fe, como dice Habacuc 2:4: He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.

Jesús enfatizaba mucho con respecto a la fe y varias veces le dijo a Sus discípulos hombres de poca fe. Él dijo cosas como estas: tu fe te ha salvado (Mateo 9:22) y Conforme a vuestra fe os sea hecho (Mateo 9:29). Tenemos la gloriosa promesa de Su segunda venida; pero Él mismo se hace una pregunta en Lucas 18:8: Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra? Jesús quiere encontrarnos andando y viviendo en fe a Su regreso triunfal.

Las buenas nuevas del evangelio son imposibles de ser reveladas en ausencia de fe. Romanos 1:17 lo dice: Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. Viviremos por fe porque ésta es la llave de la vida eterna y por medio de ella somos justificados, como está escrito en Romanos 5:1: Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. Sin la Palabra de Dios no hay fe. Romanos 10:17 dice: Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

La fe es parte del fruto del Espíritu, como dice Gálatas 5:22-23: Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Y la propia fe es un arma de defensa contra los ataques de enemigo, como dice Efesios 6:16: Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. La fe nos ayuda a repeler todas las mentiras que el diablo nos dice a diario.

Si amamos a Dios debemos de andar por fe y vivir por fe. Dios se agrada en la fe y escrito está en Hebreos 11:6: Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. Que no sean nuestras circunstancias las que conduzcan el carro de nuestra vida, agrademos a Dios andando por fe y creyendo en la seguridad de que veremos realizarse todas Sus promesas. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s