La Esperanza de la Justicia

Pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia; porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor.

Gálatas 5:5-6

Gálatas 5:5-6 da una hermosa promesa para todos los que hemos creído en Jesucristo: Pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia; porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor. La esperanza de la justicia no viene por tratar de cumplir la Ley o por medio de lo que consideramos por nosotros mismos como bueno. Nada de eso vale algo, conforme a lo que dice la Escritura. Sino que nuestra justicia viene por la fe en la obra de amor efectuada por Jesús en la cruz.

La esencia misma del evangelio se resume en lo que dice Romanos 3:21-26: Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

La Ley de Dios nos da conocimiento de lo que significa el pecado porque todo lo que la Ley prohíbe es pecado. No podemos definirnos a nosotros mismos como buenas personas cuando nos comparamos con los personajes más siniestros de la historia. Ante un criminal o un terrorista, es posible que nos veamos como ángeles; pero, si queremos medir nuestra bondad, el estándar a usar es el de bondad, no el de maldad. La Ley de Dios es este estándar de bondad y, para ser considerado bueno, hay que ajustarse a ella al cien por ciento.

Es por eso que resulta imposible ser justificado por medio de las obras de la Ley, ya que ella nos demuestra que todos hemos pecado. Si Dios no tuviera un plan mejor para nosotros, no habría esperanza de justicia a nuestro favor. Nuestros propios actos nos condenan y no tenemos la más mínima posibilidad de justificarnos por nosotros mismos. Si estuviéramos frente a Dios, el juez justo, siendo juzgados por nuestras obras, sin duda que el veredicto de culpabilidad sería el indicado. Nos quedaríamos mudos sin poder contestar nada en nuestra defensa.

Nuestra justificación, nuestra esperanza de justicia, no viene de nosotros, sino del justo que ha ocupado nuestro lugar pagando con Su preciosa vida por nuestras culpas. Somos justificados de forma gratuita por Su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre. Nuestra redención, nuestra justificación y nuestra salvación del castigo eterno vienen por medio de poner nuestra fe en Jesucristo no en lo que nosotros mismos podamos hacer.

Pretender hacer lo mejor posible no es suficiente para tener esperanza de justicia. Dios es santo y perfecto y solo la santidad y la perfección le satisfacen. Hechos 13:38-39 lo dice de esta manera: Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados, y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree. Jesucristo es la esperanza de la justicia. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s