El Fruto del Espíritu

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Gálatas 5:22-23

Cuando andamos en el Espíritu, su fruto es visible para todos. El caso contrario ocurre cuando andamos en la carne. No en vano el Señor dijo que por sus frutos los conoceréis. En el caso del fruto del Espíritu, todos conocerán que andamos en el Espíritu cuando sean visibles en nosotros el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la mansedumbre y la templanza. Ciertamente que, teniendo en cuenta las presiones del mundo, solo andando en el Espíritu se puede ver tal fruto.

Es conveniente que miremos, en todo su contexto, lo que Pablo escribió en Gálatas referente al fruto del Espíritu. Pablo destacaba las diferencias abismales entre andar en el Espíritu y ser guiado por la carne. Gálatas 5:16-18 dice: Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

A continuación, Pablo enumera las obras, es decir, los frutos de la carne. Gálatas 5:19-21 da un listado de las obras de la carne: Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Cuando Pablo dice que también hay cosas semejantes a estas que son obras de la carne, quiere decir que la lista continúa. Lo más notable del contraste entre ambas listas es lo siguiente, Pablo dice en el verso 19: Y manifiestas son las obras de la carne, que son; mientras que en el verso 22 dice: Mas el fruto del Espíritu es. Nada en la Biblia está escrito al azar ni por casualidad y todo es importante. Son dos listas que presentan varias cosas cada una; pero una de ellas tiene el verbo en plural y la otra en singular. Hay obras o frutos de la carne, pero solo un fruto del Espíritu.

¿Qué quiere decir todo esto? Quien anda en la carne, no necesariamente practica todas y cada una de las obras de la carne. Basta con llevar a cabo una sola de ellas para andar en la carne. Es probable que alguien diga, no ando en la carne porque no soy homicida, ni borracho, soy muy fiel a mi pareja y no soporto las desviaciones sexuales. Pero si tus creencias religiosas se apegan más a tradiciones de hombres que a la Biblia, andas en herejías, las cuales son obras de la carne y no del Espíritu.

En contraste, el fruto del Espíritu, siendo uno solo, todos sus componentes deben de estar presentes para que podamos decir que andamos conforme al Espíritu y no según la carne. Eso quiere decir que no debe faltar uno solo de la lista: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Son nueve elementos, todos son importantes y ninguno debe faltar. ¡Qué difícil es lograrlo! Por supuesto que lo es cuando lo hacemos en nuestras fuerzas. Pero recordemos que ese es el fruto del Espíritu, por lo tanto, solo es posible lograrlo cuando somos guiados de verdad por el Espíritu y no por nuestro propio ser. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s