Vivir Es Cristo

Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Filipenses 1:21

Cuando Pablo escribió su carta a los Filipenses, él se encontraba en la cárcel. El motivo de la prisión de Pablo era haber predicado el evangelio. Su integridad física no estaba asegurada y lo mismo podía lograr su libertad que ser condenado a muerte. En medio de su aflicción por la gran prueba que sufría, Pablo dijo lo que está en Filipenses 1:21: Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. No cabe duda de que Pablo tenía muy claro que había entregado su vida a Cristo y sabía muy bien que la había puesto en las mejores manos.

Pablo no fue el único que pensaba de esa manera pues cada uno de los apóstoles y los primeros cristianos lo vivieron en carne propia. Todos ellos vivían para Cristo y no dudaron en poner sus vidas antes que renegar de su fe ya que sabían que morir era ganancia porque se reunirían con el Amado Jesús. Por dos mil años, millones de cristianos han vivido conforme a Filipenses 1:21, para ellos vivir era Cristo y morir era ganancia. Incluso, eso continúa sucediendo hoy día en muchos lugares del mundo.

¿Qué ha llevado a los cristianos a través de los siglos a ser capaces hasta de entregar sus vidas por el nombre de Jesús? Cuando se conoce realmente quién es Jesucristo y lo que es capaz de hacer, no hay temor en arriesgarlo todo por Él. En Juan 11:25-26 dice el Señor: Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? Esas palabras, como todas las que dijo el Señor, continuarán teniendo vigencia por los siglos de los siglos.

Estamos viviendo un tiempo en el cual una gran parte de los que dicen ser cristianos no están viviendo conforme a lo que dice Filipenses 1:21. Estas personas no viven para Cristo ni piensan que morir es ganancia sino que se aferran a esta vida y sus deleites como si estuvieran destinados a morar en este mundo eternamente. Son personas que saltan de sus asientos y gritan de júbilo cuando en las iglesias les hablan de bendiciones, prosperidad y felicidad; pero que se hacen los sordos cuando se les habla del precio que hay que pagar por seguir a Cristo.

Es una pena que tales personas se empeñen en posturas semejantes. Eso es todo lo contrario a lo que dice la Palabra. Recordemos lo que dice el Señor en Juan 12:25: El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Se acercan los tiempos más difíciles que la humanidad jamás haya vivido. En Mateo 24:9-10 se profetiza lo que pasará con los cristianos: Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.

Muchos que se llaman cristianos se ufanan diciendo que antes de que vengan los tiempos de la gran tribulación, el Señor vendrá en secreto y nos librará de la misma. Lo siento, mi hermano; pero eso no es lo que dice Mateo 24:9-10. A menos que seas de los muchos que tropezarán y que entregarán a sus hermanos, corres el riesgo de perder tu vida física por causa del nombre de Jesús. Si amas tu vida hasta el punto de ser capaz de renegar de tu fe por salvar el pellejo, recuerda a Juan 12:25. Es mejor aborrecer nuestra vida en este mundo y guardarla para vida eterna. Que nuestra vida sea Cristo y si morimos por Él, no perdemos, ganamos. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s