Manifestando la Gloria con Cristo

Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

Colosenses 3:3-4

Entender la esencia de ser cristiano no es tarea fácil cuando usamos la mentalidad del mundo. Tratar de interpretar nuestra relación con Dios a través de Su Hijo Jesucristo mediante emociones humanas tampoco nos ayuda a entenderlo. Es preciso poner a funcionar los sentidos espirituales para poder percibir el significado de recibir a Cristo. Haber nacido de nuevo nos da una naturaleza completamente distinta a la del viejo hombre y la gloria de Cristo, en su plenitud, habrá de manifestarse en nosotros cuando Él vuelva.

El anhelo ferviente de quienes aman a Cristo es verlo regresar a la tierra lleno de gloria. El mismo Señor anunció Su regreso en Mateo 16:27: Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras. Y lo describió con más detalles en Marcos 13:26-27: Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria. Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo.

Vemos por Marcos 13:27 que los creyentes, los escogidos de Cristo, van a participar de la gloriosa venida de nuestro Señor. Él enviará a Sus ángeles para juntar a todos los que han creído en Él. Eso nos da una gran esperanza de que seremos parte de Su gloria. Y esa gloria implica una transformación, como dice 1 Corintios 15:51-52: He aquí, os digo un misterio: no todos dormiremos, pero todos seremos transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final; pues la trompeta sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

Apocalipsis 19:11-16 describe en detalle la venida gloriosa de nuestro Señor Jesucristo: Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.   Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

También Apocalipsis 20:4 dice lo que pasará al regreso del Señor con aquellos que se han mantenido fieles a Jesucristo, aún a costa de su propia vida: Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

Volviendo al principio de este mensaje, no podemos interpretar nuestra participación en la gloria de Cristo solamente en términos de lo que los humanos llamamos éxito. En el proceso de seguir a Cristo, podemos incluso perder la vida, ser perseguidos y atribulados; pero, si perseveramos, nos espera un trono junto a Él, un galardón, una corona y ser partícipes de Su gloria. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s