El Señor Es Fiel

Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal.

2 Tesalonicenses 3:3

Si hay alguna cosa segura en esta vida se llama la fidelidad de Dios. Cada palabra escrita en la Biblia, cada promesa que nuestro Padre Celestial ha dado, se cumplirá definitivamente. ¿Cuándo se cumplirán? En el tiempo de Dios, el cual es el tiempo perfecto, no será antes ni después. Si nos sentimos que ahora, cuando tenemos el agua al cuello, Dios debe intervenir a nuestro favor, no importa si no notamos Su intervención, recordemos lo que dice 2 Tesalonicenses 3:3: Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal.

He escuchado muchos testimonios sobre cómo Dios ha librado del mal a Sus hijos. Como aquel siervo de Dios que estaba en viaje misionero en un país centroamericano y, mientras era transportado en automóvil, sin saber por qué, le dijo al conductor que entrara a una ciudad la cual los desviaba del camino. Anduvieron cerca de una hora dando vueltas sin motivo aparente y, cuando retomaron la ruta, se encontraron que la carretera estaba bloqueada por un terrible accidente ocurrido justo en el momento que se desviaron del camino.

Algunas veces, Dios nos libra del mal y no nos damos cuenta en el momento, sino tiempo después. Quizás a ti, hombre de Dios, te molestó no haber tenido sexo con aquella mujer que te gustaba; pero al cabo del tiempo te enteraste que ella tenía sida. Es probable que Dios te haya librado también de la muerte evitando que comieras un plato envenenado que alguien preparó para ti. O aquella vez que te llamaron de emergencia y dejaste la playa donde estabas, la cual fue arrasada al día siguiente por un huracán.

Andamos de prisa, tenemos nuestros propios planes y deseamos ver cumplidos nuestros deseos. Pero muchas veces Dios impide que todo eso se cumpla para evitarnos el mal. En lugar de enojarnos con Dios como si fuésemos niños malcriados, mejor es esperar hasta darnos cuenta del motivo por el cual no se dieron nuestros planes tal como esperábamos. Sin duda que nuestro Padre Celestial tenía un plan mejor que el nuestro y además Él sabía que lo que planeamos nos dañaría. Su fidelidad de no permitir que nada nos dañe lo lleva a frenarnos algunas veces.

Y aunque en el momento no entendamos lo que está pasando, Dios nos afirmará que lo que nos sucede es para nuestro bien. Recordemos lo que dice Romanos 8:28: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Todo lo que nos pase, lo que nos agrada y lo que nos desagrada, va a ayudar para bien. Somos hijos de Dios, le amamos y hemos sido llamados conforme a Su propósito. Cumpliendo con tales requisitos, todas las cosas nos ayudarán a bien.

La fidelidad de nuestro Dios está afirmada en lo que dice Números 23:19: Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? Por lo tanto, Él es fiel a Su Palabra y todo lo que prometió vendrá en su perfecto tiempo. Escrito está en 2 Corintios 1:20: porque todas las promesas de Dios son en Él Sí, y en Él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios. No importa el tiempo que hayas esperado para ver el cumplimiento de las promesas del Señor, recuerda que Él es fiel, que no miente y que no se va a arrepentir de lo que ha prometido porque Sus promesas son en Él Sí y Amén, para Su gloria. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s