La Semilla entre las Piedras

Estos son asimismo los que fueron sembrados en pedregales: los que cuando han oído la Palabra, al momento la reciben con gozo; pero no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la Palabra, luego tropiezan.

Marcos 4:16-17

La parábola del sembrador es una pieza fundamental para entender el evangelio. Su importancia es tal que es presentada en los tres evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas) acompañada de su explicación por parte del Señor. La semilla, es  decir, la Palabra de Dios, cayó sobre cuatro tipos de terrenos. Esta vez vamos a estudiar esa parte de la semilla que cayó en pedregales y de la cual dice Marcos 4:16-17 que son: los que cuando han oído la Palabra, al momento la reciben con gozo; pero no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la Palabra, luego tropiezan.

Veamos primero lo que dice Mateo 13:5-6 con respecto a esta parte de la parábola sobre la semilla que cayó entre pedregales: Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Mientras que Lucas 8:6 dice al respecto lo siguiente: Otra parte cayó sobre la piedra; y nacida, se secó, porque no tenía humedad.

Vemos que entre las piedras no hay mucha tierra, la profundidad no existe y la humedad no está presente. La poca tierra superficial que hay encima de las piedras hace que la semilla brote en forma rápida. Sin embargo, la raíz no tiene hacia donde crecer y la falta de humedad va a secar la planta una vez salga el sol. De ahí la explicación de la cual Lucas 8:13 dice: Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la Palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan.

Me atrevería a decir que hoy día el terreno entre pedregales abunda bastante. Mucha gente al escuchar la Palabra de Dios, especialmente cuando se la endulzan más de la cuenta, la reciben con gran entusiasmo. Si estas personas solo miran promesas y bendiciones para sus vidas, cuando las cosas empiecen a salir de otra manera, es decir, al ser sometidos a pruebas, saldrán corriendo e irán de nuevo al mundo. Algunos de ellos se sentirán tan frustrados del cristianismo que jamás volverían a la iglesia.

La semilla caerá entre las piedras cuando predicamos la Palabra sin decirle claramente a la persona que su necesidad urgente por Jesucristo es porque sin Él su destino es el fuego eterno. Si les decimos a las personas que cuando reciben a Jesucristo serán inmensamente felices, dejarán de tener problemas y la prosperidad llegará a sus vidas, es casi seguro de que ellos recibirán esa palabra con gran entusiasmo. Pero una predicación de este tipo es bíblicamente falsa y dañina para esa alma.

Si las personas no son alertadas sobre las verdades bíblicas, llegarán a los pies de Cristo con falsas expectativas, las cuales se esfumarán al presentarse las pruebas. Si llegaste a Cristo creyendo que de aquí en adelante carecería de problemas, lamento decirte que eso no es cierto. Lo real es que vendrán tribulaciones y persecuciones por causa de la Palabra y del nombre de Jesús. Pero te digo que todas estas pruebas valen más la pena que una vida sin problemas porque sin Cristo, lo único que nos espera al morir es el infierno. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s