Buenos Administradores de la Gracia de Dios

Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración. Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados. Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones. Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

1 Pedro 4:7-10

El apóstol Pedro empieza diciendo en 1 Pedro 4:7-10 que el fin de todas las cosas se acerca. Y en verdad que la segunda venida de nuestro Señor y el juicio a las naciones se aproximan cada día más. Pero también los creyentes estaremos ante el tribunal de Cristo donde seremos evaluados como administradores de la gracia de Dios. Debemos tener presente que vamos a rendir cuenta de lo que hicimos con el don recibido, si hemos compartido la gracia, el regalo de salvación con otros y nos hemos mantenido obedientes a Sus palabras.

Lo segundo que nos advierte Pedro es: sed, pues, sobrios, y velad en oración. Actualmente, pasamos mucho más tiempo usando nuestros teléfonos inteligentes que de rodillas ante el Señor. Generalmente solo nos acordamos que Dios existe cuando alguna catástrofe nos toca de cerca. Muchos se preocupan más por estar conectados a las redes sociales o jugar Pokémon Go que estar en sintonía continua con los cielos. Y si se le menciona que el fin está cerca, entonces su mayor preocupación para orar es para que Dios nos otorgue tiempo extra.

Lo siguiente que dice Pedro se está volviendo cada vez menos común: Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados. Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones. Ya lo había dicho el Señor que pasaría en los postreros tiempos. De acuerdo a Mateo 24:12: y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Hoy el amor de muchos se ha enfriado y muy pocos son hospitalarios o intentan ayudar a los hermanos en necesidad. Es más común escuchar de cristianos decir; “Voy a orar por ti.” Teniendo en sus manos la forma de ayudar, se escudan en la hipocresía religiosa.

La parte final de 1 Pedro 4:7-10 nos dice: Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. No todos hemos recibido el mismo don, ni tampoco Dios les ha dado la misma revelación de Su verdad a todos Sus siervos. Pretender que la gracia que Dios haya puesto individualmente en nosotros es lo único importante para Él es, al mismo tiempo, minimizar al tamaño humano a un Dios infinito y elevar a lo sumo nuestro propio valor.

El apóstol Pablo lo dice muy claramente en 1 Corintios 12:4-7: Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Hay diversidad de dones, ministerios y operaciones dentro del cuerpo de Cristo. Todos ellos vienen de Dios y todos ellos son igualmente importantes y han sido dados para provecho de la iglesia.

Somos buenos administradores de la gracia multiforme de Dios cuando usamos nuestros dones para ministrar a nuestros hermanos en la fe. De igual manera, debemos mostrar mansedumbre y humildad, dejándonos ministrar por nuestros consiervos que tienen dones distintos al nuestro. De no hacerlo así, nos perderíamos gran parte de la gracia multiforme. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s