Alabanza Delante de Él

Alabanza y magnificencia delante de Él; poder y alegría en Su morada.

1 Crónicas 16:27

Llegar hasta la presencia de Dios y no tributarle alabanza es como llegar a un banquete con mucha hambre y no probar bocado alguno. Tan solo llegar hasta la presencia del Altísimo y ver Su grandeza, es motivo más que suficiente para que nuestros labios se desborden en alabanzas hacia Él. Es imposible presentarnos delante de Dios y no admirar Sus atributos y elogiarlo por ellos. Si las maravillas terrenales nos asombran y nos llevan a pronunciar palabras de admiración, ¡cuánto más nos hará alabar al Dios Altísimo al llegar delante de Él!

Lo que dice 1 Crónicas 16:27 es similar a lo que leemos en Salmos 96:6: Alabanza y magnificencia delante de Él; poder y gloria en Su santuario. La palabra que se traduce como alabanza en ambos textos bíblicos es Jod (הוֹד; H1935), grandeza (que tiene forma y apariencia imponentes): alabanza, dignidad, gloria, glorioso, grandeza, honor, honra, magnificencia, majestad, noble, potente. Jod es una de las nueve palabras usadas en el Antiguo Testamento que son traducidas como alabanza.

La grandeza y la majestad de Dios son motivos más que suficientes para alabarlo continuamente. Nadie, ni ser humano, ni bestia, ni espíritu, ni astro celestial podrían alcanzar la estatura inmensa de nuestro Dios, Señor y Rey para siempre. La apariencia de Dios es imponente, incomparable. Solo imaginar la extensión del universo, la cual es imposible de medir, y conocer que Su Creador es mucho mayor que eso, nos debe impulsar a no dejar de alabarle ningún día de nuestra vida.

Pero el significado del texto hebreo original de 1 Crónicas 16:27 y Salmos 96:6 implica, además de grandeza y majestad, otros atributos de Dios. Él es digno de toda alabanza, todo honor y toda honra. Quien cree puede ver la gloria de Dios de acuerdo a la Escritura, ¡Él es glorioso! Y junto con Su alabanza, podemos ver la magnificencia delante de Él. Dios es noble en todo el sentido de la palabra. Él es noble porque actúa de buena fe, sin ninguna maldad o doble intención. Él también es noble por Su majestad y realeza.

Jod también se refiere a otra cualidad de Dios, Su potencia. Salmos 89:13 dice: Tuyo es el brazo potente; fuerte es Tu mano, exaltada Tu diestra. Y también Salmos 140:7 dice lo siguiente: Jehová Señor, potente salvador mío, Tú pusiste a cubierto mi cabeza en el día de batalla. La potencia de Dios es insuperable y nos lleva a la victoria cuando Él pelea las batallas por Sus hijos y por Su pueblo. Nuestro potente salvador merece ser alabado todo el tiempo, día a día y en cada momento.

Pero Dios es mucho más que potente, ¡Él es Omnipotente! En Éxodo 6:3 dice Dios a Moisés: Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, mas en Mi nombre JEHOVÁ no me di a conocer a ellos. La palabra que se traduce como Omnipotente es El Shadday (שׁדּי; H7706) que significa Todopoderoso. Uno de los pasajes más conocidos de los Salmos también utiliza esta palabra, Salmos 91:1 dice: El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.

¿Quién no rendirá alabanza cuando se encuentre delante de El Shadday, el Omnipotente, el Todopoderoso, el grande, el digno, quien está lleno de gloria? Suya es la honra, suyo es el honor por siempre. Alabamos Su grandeza, Su majestad, Su magnificencia y Su nobleza. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s