Llegar hasta Su Presencia con Alabanza

Lleguemos ante Su presencia con alabanza; aclamémosle con cánticos.

Salmos 95:2

Si buscamos el favor de alguien y llegamos ante esa persona con exigencia, ¿estaría ella en disposición de ayudarnos? Probablemente no lo haría y más bien se sentiría molesta y ofendida. En cambio, si usamos palabras agradables que les suenen a elogios, las posibilidades de alcanzar el favor que buscamos aumenta considerablemente. Con Dios sucede de la misma manera. Si llegamos ante Su presencia con una lista de demandas, Él lo vería con menos agrado que si fuésemos con alabanzas.

Destacar los atributos de Dios mediante la alabanza es la mejor manera de llegar ante Su presencia. En Salmos 95:2 leemos lo siguiente: Lleguemos ante Su presencia con alabanza; aclamémosle con cánticos. Dios está esperando que nos acerquemos a Él alabándoles y no como muchas veces hacemos, con un largo pliego de peticiones. Escudriñemos las Escrituras para aprender a alabar a Dios a Su manera.

No es de la forma que mejor nos parezca sino como lo ha establecido el propio Dios. Lo mejor de todo es que el mismo Dios se encargó de dejarnos las instrucciones correctas plasmadas en un hermoso documento escrito que conocemos como la Biblia. Solo en ella encontraremos la correcta revelación que nos conducirá a acatar el más profundo anhelo de Dios para alabarlo. La respuesta de Dios, cuando hacemos las cosas a Su modo, siempre nos traerá la bendición.

Lo segundo que dice Salmos 95:2 es: aclamémosle con cánticos. Indudablemente que la música se puede utilizar en la alabanza a Dios. Los cristianos hemos escuchado muchas veces las palabras alabanza y adoración y las asociamos regularmente a música y canciones. Por lo general, muchos cristianos relacionan la alabanza a canciones movidas y alegres, mientras que califican como adoración a aquellas canciones más lentas. La realidad bíblica es otra muy distinta y si queremos conocer a fondo sobre alabanza, debemos ir a la Biblia.

En realidad, el estilo de la música no pone la etiqueta a lo que es alabanza o lo que se conoce como adoración. Si analizáramos las canciones que escuchamos cada domingo en la mayoría de las iglesias cristianas de acuerdo a los parámetros bíblicos sobre alabanza y adoración, tal vez muchas de ellas quedarían descalificadas y no pasarían de ser hermosas canciones que impresionan el alma humana; pero no ministran a Dios. La alabanza que agrada a Dios se centra en Su persona, no en el ser humano.

Nuestra intención con estos mensajes es traer luz a la iglesia sobre la alabanza que Dios está esperando de Su pueblo. Para conocer ese deseo de Dios, la guía correcta la encontraremos en Su Palabra y en la revelación de la misma que nos da Su Espíritu Santo. Y la mejor fuente para aprender sobre alabanza es el libro de los Salmos. El nombre hebreo para el libro de Salmos es sencillamente el equivalente del vocablo alabanzas. Tiene un sentido más apropiado que Salmos, lo cual proviene del griego y tiene que ver con cánticos acompañados por algún instrumento de cuerda.

Demostrémosle a Dios que le buscamos porque lo amamos, no por Sus bendiciones. Lleguemos hasta Su presencia con una alabanza genuina. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s