La Prioridad de la Adoración

Dios le da una importancia capital a la adoración, al punto de indicar claramente que anda en busca de adoradores: Pero llega la hora, y es ésta, en la que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Porque así son los adoradores que el Padre busca (Juan 4:23, EUNSA). Si Jesús afirma que Dios anda en busca de adoradores, definitivamente que la adoración es prioritaria para nuestro Padre Celestial. Podemos ver la prioridad de la adoración en las Escrituras, en la iglesia y en la vida de Jesús.

La Adoración Tiene Prioridad en las Escrituras

Apocalipsis 14:7: Decía con fuerte voz: «Temed a Dios y dadle gloria, porque ha llegado la hora de su Juicio; adorad al que hizo el cielo y la tierra, el mar y los manantiales de agua (BJ).

El deber supremo de todas las criaturas, incluyendo al hombre, para el tiempo presente y para la eternidad es adorar al Creador. Jesús dijo que todas las criaturas tienen la responsabilidad de adorar.

Mateo 4:10: Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás.

Jesús no estaba hablando con un hombre sino con un ángel caído, otra criatura creada por Dios. Hay numerosos ejemplos bíblicos donde los ángeles y otras criaturas adoran a Dios, uno de ellos es Apocalipsis  4:8: Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas,  y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos;  y no cesaban día y noche de decir:  Santo,  santo,  santo es el Señor Dios Todopoderoso,  el que era,  el que es,  y el que ha de venir.

La Adoración Es la Prioridad de la Iglesia

La adoración es la primera prioridad de la iglesia porque Dios debe ser la primera prioridad de la iglesia y estamos llamados a adorarle. Cualquier otra manifestación sería idolatría, si se pone a alguien o a algo por encima de Él. La iglesia está llamada a adorar a su Dios por sobre todas las cosas.

1 Pedro 2:9: Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.

En Génesis, Adán cayó cuando falló en adorar a Dios. En el Apocalipsis, toda la historia culmina en un servicio de adoración eterna en la presencia de nuestro glorioso Señor.

Jesús Hizo de la Adoración una Prioridad

Mateo 22:37-38: Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.

La adoración es el primero y más grande mandamiento en el Nuevo pacto y el primer mandamiento de la ley bajo el antiguo pacto. Este llamado a la adoración la establece como prioridad universal. Es la responsabilidad número uno de todo creyente en toda nación.

Apocalipsis 15:4: ¿Quién no te temerá,  oh Señor,  y glorificará tu nombre? Pues solo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado.

En la oración, Jesús nos enseñó a adorar.

Lucas 11:2: Y les dijo: Cuando oréis,  decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo,  así también en la tierra.

Antes de presentar nuestras peticiones, nuestro deber es adorar a Dios. La adoración no es por lo que Él puede hacer por nosotros sino por quién es Él.

Bendiciones para todos.

Anuncios