Humillados ante Dios

Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.

Santiago 4:8-10

No cabe duda que Dios está esperando que en este tiempo, nos humillemos delante de Él y reconozcamos nuestros pecados. No podemos negar que el mundo está convulsionado y la desgracia puede tocarnos a cualquiera. Ningún país está exento de que una mente criminal lleve a cabo un acto terrorista que mate decenas de personas y destruya monumentos y lugares simbólicos apreciados por sus ciudadanos. Nuestra respuesta ante Dios por un suceso de esta naturaleza no debe ser una de orgullo y autosuficiencia, sino de humillarnos y buscar Su rostro de todo corazón.

El libro de Jonás nos puede servir de ejemplo para lo que dice Santiago 4:8-10. Dice Jonás 1:1-2: Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. La respuesta del profeta, en lugar de cumplir con su misión, fue irse en sentido contrario. Jonás 1:3 dice: Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.

Jonás no era un incrédulo sino un siervo de Dios actuando con doble ánimo. Como no le satisfizo la encomienda, prefirió ignorarla y huir. Por supuesto, es imposible huir de la presencia de Dios. Así que al barco donde iba Jonás le sorprendió una gran tormenta, él fue arrojado al mar y fue tragado por un enorme pez. Todo eso puede leerse en el resto del capítulo 1 de su libro. Dentro del pez, Jonás recapacitó, reconoció su pecado, y oró una hermosa oración que se encuentra en el capítulo 2 de su libro. Como resultado, el profeta pudo salir ileso de las entrañas del pez.

En el capítulo 3 de Jonás se ve al profeta cumpliendo con la misión encomendada. Jonás 3:1-4 dice: Vino palabra de Jehová por segunda vez a Jonás, diciendo: Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y proclama en ella el mensaje que yo te diré. Y se levantó Jonás, y fue a Nínive conforme a la palabra de Jehová. Y era Nínive ciudad grande en extremo, de tres días de camino. Y comenzó Jonás a entrar por la ciudad, camino de un día, y predicaba diciendo: De aquí a cuarenta días Nínive será destruida.

El mensaje de advertencia llegó a los habitantes y al rey de la ciudad, quienes lo tomaron muy en serio. Jonás 3:5-9 dice: Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, se despojó de su vestido, y se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna; no se les dé alimento, ni beban agua; sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos. ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos?

Y he aquí la respuesta de Dios en Jonás 3:10: Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo. Dios te bendiga.

 

Dios Da Gracia a los Humildes

Pero Él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.

Santiago 4:6

Estamos viviendo tiempos muy difíciles. Cada día, las noticias no son nada agradables. En muchos lugares del mundo es cada vez más frecuente escuchar de actos terroristas, desastres naturales y conflictos político-sociales. Ante tales noticias mucha gente dice que Dios nos ha abandonado y por eso ocurren tales cosas. Lo cierto es que lo que ocurre en el mundo no es culpa de Dios sino de nosotros mismos. Y nuestra actitud ante estos trágicos eventos debe ser la de humillarnos delante de Dios y pedir perdón por nuestras culpas. Sin duda que Dios va a dar gracia a los humildes.

Hay dos características de la época en la cual vivimos, tanto el pecado como el orgullo se han incrementado en grado sumo. Hoy día, la humanidad considera aceptable conductas que están en franca contradicción con lo que Dios condena en Su Palabra. Incluso hay quienes pretenden que la Biblia sea “actualizada” a los tiempos modernos para que excluya de la lista de pecados todo lo que ahora es legal en el mundo. Y si algún predicador valiente trata de confrontar el pecado, lo consideran un ser anacrónico y desfasado, un legalista que no se ajusta al tiempo actual.

Por otro lado, cuando alguna catástrofe les toca de cerca, hay quienes se acuerdan vagamente de Dios y piden auxilio, oración para que Dios tenga misericordia; pero, en ningún momento se humillan y reconocen que le han fallado a Él. Al contrario, una vez superada la crisis, todo el mundo regresa a su antigua práctica y se olvida de que Dios existe. Y no estoy solamente hablando de impíos que no conocen de Dios, muchos que se autodenominan cristianos actúan de la misma manera.

¿Cuál es la respuesta que Dios espera de nosotros cuando nos confronta con nuestro pecado? La propia Palabra de Dios nos da la clave en 2 Crónica 7:14: Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Aunque suene incómodo a muchos, hemos pecado, estamos en falta con Dios y las advertencias que Él nos manda no es para que oremos por misericordia sino por arrepentimiento.

¿Habrá alguien que no necesite agachar su cabeza delante de Dios? ¡Por supuesto que no! Ni siquiera nosotros, los que hemos sido hechos hijos de Dios lo podemos hacer. Al contrario, los propios cristianos debemos ser los primeros que oremos, buscando el rostro de Dios, dejando atrás el mal camino de las falsas doctrinas, rostro en tierra, humillados delante de Él. Y nuestra oración debe continuar intercediendo por el arrepentimiento de quienes no conocen a Dios, a fin de que el Espíritu Santo los convenza de sus propios pecados y se vuelvan a Él.

Llegar ante Dios con una oración llena de orgullo, decretando, declarando y ordenando como si fuéramos los jefes de Dios, no es la actitud correcta para alcanzar el favor de nuestro Padre. Así no es la oración bíblica. Ni Moisés, ni David, ni Pablo, ni siquiera Jesús oraron de esa manera. En Salmo 51:17 dice la Escritura: Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. Seamos humildes delante de Dios y no solamente alcanzaremos Su favor, Su perdón y Su misericordia, sino que Él pondrá gracia en nosotros ante quienes lo rechazan a fin de que intercedamos para su salvación. Dios te bendiga.

Dios Exalta al Humilde

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo

1 Pedro 5:6

La humildad parece ser una virtud en peligro de extinción en estos tiempos. El mundo nos insta a no dejarnos humillar por nadie. Los medios de comunicación nos dicen que tenemos derechos que nadie debe pisotear. Se hacen paradas para mostrar el orgullo; pero no se hace ningún desfile para mostrar la humildad. Si Dios exalta al humilde, pero aborrece el orgullo, no hay que ser un científico para darse cuenta el por qué las cosas andan mal en el mundo. Es obvio que la relación entre Dios y la humanidad no pasa por su mejor momento.

Recuerdo algo que me pasó mientras yo hacía mis estudios doctorales en química en la Universidad de Puerto Rico. Una vez estaba conversando con varios profesores y llamé doctor a un funcionario de la universidad que me había atendido cuando llegué por primera vez a la misma en 1986. Uno de los profesores me corrigió de una manera tajante diciendo que ese señor no era doctor. Me di cuenta del orgullo de sus palabras y la ostentación de quienes adquieren un doctorado en ciencia.

La carencia de humildad no se limita a la gente del mundo. Es penoso ver a personas que se suponen que sirven a Dios, pero cuyo orgullo le brota por los poros. Son muy notables los casos de religiosos que se ofenden si no lo llaman pastor, apóstol, reverendo, profeta o evangelista. Si llamamos pastor a un siervo “no ordenado”, la queja sale de inmediato. Lo mismo sucede si uno llama pastor a quien se siente con la potestad de ser llamado apóstol o profeta. Esa persona se molesta de la misma manera que si dijeran que su madre practica la profesión más vieja del mundo.

¿Qué dice Jesús al respecto? Veamos Mateo 23:8-12: Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos.  Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros;  porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado,  y el que se humilla será enaltecido.

En el Reino de Dios no es mayor quien tiene los títulos más sonoros, sino aquel que sirve a todos los demás. Y nuestro estándar y modelo es el propio Jesucristo, como dice Filipenses 2:5-11: Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Dios te bendiga.